L a S t o r i a

Érase una vez...

Me hospitalizaron. Unos meses después me operaron.

Durante esta operación vi algo magnífico.

En cuanto me desperté lo supe.

Este sueño no era sólo un sueño.

Fue una señal de que había llegado el momento de seguir mi sueño, y
así nació GIZELY.

De mí para el mundo, con amor.

               
- Cada día es un regalo,
no esperes a que sea demasiado tarde,
¡celébralo hoy!